Fernando Alexis Jiménez - (0057)317-4913705 Email webestudiosbiblicos@gmail.com. Con la tecnología de Blogger.
Principales Estudios BíblicosSíganos en FACEBOOK.COM/estudiosdeguerraespiritual

Dios le dio poder sobre el mundo de las tinieblas

Asuma el poder que Dios le dio sobre las tinieblas

Por Fernando Alexis Jiménez
El ministro estaba orando. Un culto maravilloso. El poder de Dios se movía como nunca antes en aquel lugar. Los enfermos eran sanados. Y… los cautivos recibían libertad. Y justo uno de aquellas personas,  por mucho tiempo bajo el dominio de Satanás, prorrumpió en gritos que rompieron la tranquilidad del lugar.

            --Déjame en paz. No te metas conmigo. Déjame en paz. —La voz sonaba amenazante.

¿Qué significa el Halloween para los satanistas y ocultistas?

No exponga sus hijos a los peligros del Halloween

Los diversos grupos ocultistas y satánicos de Estados Unidos y otros países podrán tener diferencias en la intensidad de sus ritos y creencias, pero una cosa los identifica a todos — HAL­LOWEEN. Todos ellos celebran esta fiesta con igual fervor.
            Según declaraciones de una bruja de Kent, Inglaterra, HAL­LOWEEN es la fiesta en la que la persona llega a ser otra. Ese día, ella celebra con sus seguidores un rito en el que hacen un círculo y en medio colocan una olla humeante, alrededor de la cual todos bailan. El rito incluye declarar la libertad a los espíritus con el humo de la olla y abrir así las puertas del submundo, de tal manera que cualquier espíritu que quiera salir y hablar pueda hacerlo.
            Cabe señalar que Margareth Adler, bruja y autora del libro Bajando a la luna, advierte que “contactar” espíritus no es algo que deba tomarse a la ligera y que además no debe hacerlo cualquiera porque el espíritu con el que se ha establecido contacto “entra” en el cuerpo de la bruja o brujo, utilizándolo para transmitir su mensaje.

Decídase a cambiar con su familia, no se arrepentirá

Dios desea la unidad y la armonía familiar

Por Fernando Alexis Jiménez

Si hay una decisión que reviste importancia y que resulta trascendente porque termina ejerciendo influencia entre quienes nos rodean, es la decisión de emprender cambios internos—en nuestra forma de pensar y de actuar—pero también con nuestra familia. Dios nos ayuda en todo el proceso, pero es necesario que dispongamos nuestro corazón. Ese es el primer paso, el segundo, la Perseverancia. Llegar a la meta: Una familia transformada por el poder del Señor.

Cinco pasos para una oración de poder


Por Fernando Alexis Jiménez
Si usted le pregunta a cualquier persona, de la religión que sea, si sabe lo que es orar, le responderá que sí. Si avanza un poco más y le interroga respecto a por qué y para qué orar, es probable que comience a tartamudear y si llega al último nivel y le sondea respecto a cuánto tiempo pasa orando, lo más probable es que le dirá que muy poco o nada. “Cuando me acuerdo”, fe lo que dijeron varias personas en una encuesta que realizamos hace pocos días.
La oración es una de las prácticas que más se menciona cuando alguien habla sobre espiritualidad. Lamentablemente es muy poco lo que se practica, y más cuando se trata del pueblo cristiano. Es más, usted, ¿pasa tiempo en oración?

La oración derriba las fortalezas de maldad


La fuerza de los intercesores rompen hechizos, brujerías, maleficios y ataques del diablo

Fernando Alexis JiménezLa tranquilidad de La Primavera, un barrio del occidente de la ciudad, se rompió el día en que un grupo de jóvenes comenzó a reunirse en la casa de la esquina. Llegaban furtivamente, tocaban a la puerta quedamente, mirando a todos lados, como quien no quiere ser descubierto. Cuando semi abrían el portón, pasaban dinero y recibían a cambio paquetes muy pequeños, que vecinos del lugar identificaban como estupefacientes. Luego se sentaban a consumir marihuana y otras sustancias.

--Santo Dios, definitivamente estamos a las puertas del fin del mundo--, se lamentaba doña Gilma, una venerable anciana, escandalizada por el desagradable espectáculo.

--Este lugar era tan distinto cuando no estaban esos hombres aquí vendiendo drogas--, se quejó Antonio, el dueño de la tienda más concurrida.

Rebeca y Javier compartían la misma realidad; sin embargo no murmuraban. Guardaban silencio cuando alguien venia a comentarle del asunto.
Un día alguien los abordó para pedir su firma. Estaban levantando un memorial a las autoridades para pedir la intervención en procura de erradicar ese foco de drogadicción. Ellos se negaron a hacerlo.

--Ustedes son insensibles. Pareciera que no les importa lo que está ocurriendo aquí--, riñó uno de los promotores de la iniciativa.

--Nosotros damos la batalla no en los estrados judiciales sino de rodillas, en oración--, explicó Javier--. Como cristianos evangélicos creemos en el poder ilimitado de orar delante del Señor--.
Les compartieron sobre algunos versículos que sustentaban la importancia de orar para reclamar territorios para Dios. Los promotores de las firmas se alejaron acusándoles de fanáticos religiosos.

La joven pareja de cristianos siguió en clamor, y pidieron respaldo de la iglesia. No pasó un mes antes que se produjeran dos cosas: de un lado, la mudanza de los dueños de aquél antro, y de otra parte, el retiro de los jóvenes drogadictos de la cuadra.

¡Se granó la batalla por el territorio! Satanás se dio a la huida cuando le resistieron en oración.

¿Territorio en poder de Satanás?

Aunque muchas personas se resistan a admitirlo, Satanás tiene dominio de amplios territorios, tal como lo encontramos en el pasaje en el que nuestro amado Señor Jesús es tentado por el adversario: "Otra vez lo llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares" (Mateo 4,8, 9).

Hay dos formas principales—aunque por supuesto no son todas—por medio de las cuales el diablo adquiere poder legal para dominar en un territorio. La primera, por el pecado del hombre, y la segunda, cuando las autoridades entregan y consagran una nación, una provincia, una ciudad o un territorio específico a las fuerzas del mal. Puede que lo hagan por ignorancia, pero igual, hay un terrible impacto desde la dimensión espiritual sobre la dimensión física, trayendo robo, muerte, disensión y ruina, entre otras consecuencias.

Para graficar la enseñanza, comparto con usted algunos ejemplos. Cuando Colombia se encontraba en el fragor de una confrontación internacional que se conoció como la guerra de los mil días. El 18 de octubre de 1899 altos representantes del gobierno propusieron consagrar el país al Sagrado Corazón de Jesús, de todos los estudiosos de la guerra espiritual conocido como un demonio. La ceremonia oficial de entrega del territorio vallecaucano se produjo el 22 de julio de 1902. Nadie desconoce, en el mundo, qué situación vive el país. ¡De nada sirvió tal ceremonia que no fuera para demonizar una nación en la que hoy priman el narcotráfico, la guerrilla y la violencia!.

Japón que es politeísta, donde se adoran toda suerte de deidades, ha experimentado ciclos –altibajos, diría yo—de prosperidad, ruina y estancamiento para reiniciar esa montaña rusa con graves efectos socio-económicos. ¡Los demonios tienen dominio de territorios amplios en la nación del sol naciente!.

Haití es otro vivo ejemplo de la demonización de un territorio. La historia reciente nos muestra de qué manera. En 1990 y rompiendo una larga trayectoria dictatorial, llegó al poder el sacerdote católico Jean Bertrand Aristide. Un año después, el 14 de agosto de 1991, pidió a un reconocido brujo celebrar una ceremonia vudú, entregando el país a deidades, en procura de un fortalecimiento social, político y económico. Fue todo un acontecimiento.

El 29 de septiembre de 1992, fruto de tal ritual, Aristide fue depuesto; volvieron los militares al poder y se cayó nuevamente en una profunda espiral de crisis. ¡Satanás pasó cuenta de cobro! Se han desencadenado fenómenos como la violencia, la muerte y la propagación de la promiscuidad sexual.

Finalizando el mes de octubre de 2009, el presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula Dasilva aseguró en rueda de prensa que ni aún Cristo, haciendo una alianza estratégica con Judas, podría sacar el país de la crisis económica, social y de violencia por la que se encuentran atravesando. Y todos sabemos la razón: la propagación idolátrica que prevalece entre los brasileños, así como la marcada profundización de prácticas promiscuas que honran al adversario espiritual.
Cuando el diablo tiene dominio de un territorio, pone un velo sobre quienes lo habitan para que no reciban la Salvación de Jesucristo, tal como lo explicó el apóstol Pablo a los creyentes de Corintio en el primer siglo, y a nosotros hoy: "Pero si nuestro evangelio aún está encubierto, entre los que se pierden está encubierto, en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es imagen de Dios" (2 Corintios 4:3, 4).Una ilustración práctica la encontramos en los múltiples tropiezos que puso Satanás a los propósitos de Evangelización del apóstol Pablo y sus inmediatos colaboradores, en la ciudad de Éfeso. La metropoli, reconocida por ser centro de comercio pero también de idolatría e inmoralidad, se levantó a una cuando comenzaron a predicar, tal como lo relata el libro de Hechos, capítulo 19..
Como es natural, el diablo no quería perder esa fortaleza de maldad. Como recordará, fortaleza, tal como lo aprendemos en Efesios 6.12, es un lugar donde hay principados—que ejercen poder—y potestades—ejércitos demoníacos que obran desde el mundo espiritual, impactando el mundo físico--.

Llamados a conquistar el territorio

En nuestra cultura occidente siempre esperamos que los fenómenos que ocurren alrededor, tengan una explicación racional y científica. Los que no reúne estos dos requisitos, los desechamos o desestimamos.

Usted y yo en nuestra condición de soldados del Señor Jesús, estamos llamados a retomar los territorios en los que domina. La batalla no será fácil pero de antemano tenemos asegurada la victoria en Cristo: "Mira que te he puesto en este día sobre naciones, y sobre reinos, para arrancar, para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para plantar" (Jeremías 1:10).

Tome nota de un hecho contundente: desde ya tenemos asegurada la victoria en Jesucristo (Cf. 1 Juan 4:4). No se puede concebir a un cristiano cómodamente sentado en las cuatro paredes del templo, mientras que alrededor el mundo se pierde sin la Salvación, fruto de los obstáculos que pone Satanás. Él no quiere perder el dominio en un área geográfica específica, porque bien sabe que no le corresponde sino a los hijos de Dios.

¡Es hora de recuperar el territorio perdido! La tarea no le corresponde a ningún otro que a usted y a mí, que somos cristianos comprometidos.

Derribe fortalezas en oración

¿Cómo derribamos las fortalezas que Satanás ha establecido en los territorios? Es una de las preguntas que me formulan con mayor frecuencia al término de reuniones y conferencias, y en la plataforma que tenemos disponible en la Internet.

La respuesta es una sola: resistiendo al diablo en oración. Así lo entendemos por las Escrituras, cuando entendemos que nuestra mayor fuerza y poder está en la oración: "Porque aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas"(2 Corintios 10:3, 4)

El apóstol Pablo enfatiza un poco más adelante: "Orad sin cesar" (1 Tesalonicenses 5.17).

El enemigo sólo sale en huida cuando le resistimos firmes, en oración, como anota el autor sagrado: "Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros" (Santiago 4.7; Cf. 1 Pedro 5:9).

Nuestro poder estriba en orar y depender del Señor. Comenzar a reclamar y declarar en Jesucristo que los territorios que por años estuvieron en poder de las fuerzas del mal, ahora le pertenecen a los hijos de Dios. ¡Los resultados le sorprenderán!

Es la forma más eficaz de retornar el dominio físico y geográfico de esta tierra que recibimos como heredad, en nuestra condición de hijos de Dios. No lo olvide: usted está llamado a asumir desde hoy su papel protagónico como soldado de Jesucristo. En Él tenemos asegurada la victoria, plena y absoluta.

Si tiene alguna inquietud, no dude en escribirme al:
© Fernando Alexis Jiménez - Síganos en www.facebook.com/estudiosdeguerraespiritual
Correo electrónico:
pastorfernandoalexis@gmail.com Tel.: (0057) 317-4913705

¡Dios pelea sus batallas contra Satanás!


¡Dios pelea sus batallas contra Satanás!

No tiene sentido que siga luchando en sus fuerzas. El mundo de las tinieblas siempre está en batalla contra nosotros, pero si confiamos en Dios y nos movemos en Su autoridad y poder, tenemos asegurada la victoria.


Fernando Alexis Jiménez Napoleón nació para vencer. Así lo repitieron una y otra vez sus familiares en las nostálgicas tardes parisinas cuando su llanto inundaba la mansión, como el rumor del mar embravecido golpeando con fuerza contra un acantilado.

Y como guerrero, demostró valentía, arrojo, inteligencia y una extraña condición de visionario que le llevaron a pensar en el mañana, como un jugador de ajedrez, antes que los enemigos dieran siquiera un paso hacia la batalla. Sin embargo, en 1814 fue derrotado. En Rusia. Y escapó hacia la Isla de Elba, en el Oeste de Italia.

Añoraba su amada ciudad, y gobernado por el deseo de respirar nuevamente su aire fresco, escapó del exilio y regresó a Paris. Su decisión llevó a los antiguos aliados: Rusia, Prusia, Austria y Gran Bretaña, a unir esfuerzos para derrotarlo.

Una tarde fresca, en la primavera del 1815, Napoleón volvió su mirada hacia Bruselas. Quería emprender una nueva avanzada militar. Inició su campaña con un ejército de ciento veinticuatro mil hombres, fuertemente armados.

Los enemigos lo esperaron en Mont-Saint-Jean, para impedir su entrada a la ciudad. El escenario de la confrontación fue cerca de Waterloo.

Sin embargo, el general Wellington—un peligroso enemigo por su habilidad en la guerra, dado que conocía las estrategias de Napoleón, atacó más habilidosamente. Lo engañó.

Desesperado, cercado y sin mayores posibilidades de éxito, replegó las tropas. El fracaso de su ejército en Waterloo, marcó el inicio de la caída de su imperio.

El otrora vencedor, fue vencido….

Una batalla permanente en nuestro tiempo

Confieso que por mucho tiempo quise saber más acerca de Napoleón, para descubrir qué había tras su fama y las batallas que libro. Y me sorprendió que su derrota, la más grande en su existencia y que llevó a la pérdida de poder, se produjera porque el enemigo ya conocía sus estrategias.

Igual con su vida y la mía. Satanás y sus huestes logran ventaja más que por su poder, porque actúa hábilmente e intuye nuestras áreas débiles y golpea con fuerza. El mayor error estriba en pelear en nuestra capacidad, limitada y tendiente a la renuncia ante las primeras adversidades, mientras que el mundo de las tinieblas es perseverante.

Una de sus estrategias es trabajar con ahínco generándonos problemas. Surge aquí una pregunta: ¿Puede alguien que camina con el Señor enfrentar ataques del mundo de las tinieblas? Por supuesto que sí. El apóstol Pablo advirtió sobre la importancia de mantenernos en Cristo, conforme a Su voluntad para que “Satanás no se aproveche de nosotros, pues no ignoramos sus artimañas.”(2 Crónicas 2:11, Nueva Versión Internacional)

Téngalo presente: Aunque usted lo ignore, nuestro enemigo espiritual siempre estará poniendo tropiezo al paso, procurando una caída moral y espirtiual. Esa es su naturaleza, como lo puso al descubierto el Señor Jesús al indicarnos cuál es el propósito del Adversario: “El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir.”(Juan 10:10 a, Nueva Versión Internacional)
Es aquí donde entra en escena Josafat, un rey que marcó un hito en la historia de Judá. “El SEÑOR estuvo con Josafat porque siguió el ejemplo inicial de su padre, pues no buscó a los baales sino al Dios de su padre, obedeció los mandamientos de Dios, y no siguió las prácticas de los israelitas. Anduvo con orgullo en los caminos del SEÑOR, y hasta quitó de Judá los santuarios paganos y las imágenes de la diosa Aserá.”(2 Crónicas 17:3, 6. Nueva Versión Internacional)
El rey Josafat venció a sus enemigos. La lealtad a Dios y su dependencia de las armas espirituales--la oración y el ayuno, entre las más relevantes--le aseguró la victoria en la lucha contra sus enemigos. Igual con nosotros hoy, cuando peleamos las batallas contra Satanás. Tenemos asegurada la victoria en Dios.
Si tiene alguna inquietud, por favor, no dude en escribirme a pastorfernandoalexis@hotmail.com o llamarme al (0057)317-4913705.
Ps. Fernando Alexis Jiménez

¡Tu familia es tu primer ministerio!

Nuestra familia es nuestra prioridad

Por Fernando Alexis Jiménez
¿Cómo es que un ministro cristiano cuya fortaleza de enseñanza es la oración, la intercesión y la guerra espiritual, termina orientando sus esfuerzos a escribir y predicar temas sobre la familia?
            Esta es una de las preguntas frecuentes que me formulan los lectores y amigos a través de las Redes sociales, correos electrónicos o al término de alguna conferencia.
            Pero darles una respuesta no es fácil porque llegar a ese punto obedeció a un largo trasegar espiritual que me llevó a experimentar crisis, períodos de desierto, etapas de auto evaluación, búsqueda de Dios hasta finalmente, redireccionar mi desenvolvimiento ministerial.

El amor perdura dando solidez a la familia

Dios nos ayuda a establecer una relación
familiar sólida

Si hay algo que asegura la permanencia de la familia, la solidez en la relación de pareja y una buena comunicación en el esquema padres-hijos, es el amor, que debe primar en todo momento. “Mi esposa tiene muchos kilos demás, voy a separarme.”, se quejaba un hombre. ¡Sin duda nunca la amó, porque el amor está por encima de las circunstancias! “Mi marido es insoportable con sus achaques”, se lamentó una mujer próxima a los cincuenta años. ¡Lástima, mi hermana: Se ve que nunca amó a su esposo! Comprendo que podrá argumentar que el amor se acaba, con lo cual el asunto es más grave porque si ha dejado de querer a su cónyuge es porque no cultivó el amor, que debe regarse diariamente con palabras y hechos.
            Cuando hay amor, no solo crecemos en nuestra relación familiar, sino que resistimos las situaciones difíciles que puedan tocar las puertas de nuestra casa. El hogar seguirá sólido, nada impedirá que sigamos adelante. Recordemos la historia de una pareja de ancianos de México, quienes llevaban cerca de setenta años casados y aún seguían juntos. “El secreto—le dijo el hombre a los periodistas—ha sido nunca guardar rencores hacia mi esposa. Y ella aprendió ese principio.”. ¡Tremendo ejemplo de vida! El amor nunca deja de ser…

Siete actitudes para transformar su relación familiar

Construya una relación familiar sólida con ayuda de Dios
1.- Lectura Bíblica: Colosenses 12-14

2.- Meditación familiar:

Le invito para que nos traslademos al lugar donde ocurre una discusión familiar. La esposa está furiosa porque su esposo de nuevo olvidó traer algunos víveres. “Querida, iba saliendo tarde del trabajo”, se excusa él. A cada nueva palabra, ella se mostraba más airada. ¿Qué hizo él?¿Qué haría usted? La realidad es que cerró los ojos, pidió a Dios sabiduría y se sentó para mirar tranquilamente la televisión mientras ella seguía rezongando. Treinta minutos después estaba calmada y hasta le ofreció café.

El amor nunca de ser

Es tiempo de llegar al entendimiento en la relación familiar

1.- Lectura Bíblica: 1 Corintios 13:8; Lucas 6:27-31

2.- Versículo para memorizar:

La profecía, el hablar en idiomas desconocidos,  y el conocimiento especial se volverán inútiles. ¡Pero el amor durará para siempre!”(1 Corintios 13:8 a)

3.- Reflexión en la Palabra de Dios:

Iris Marshall es una escritora famosa cuando conoció a su esposo. Pasados los 60 años, ella comenzó a padecer una enfermedad cerebral degenerativa. No obstante su esposo, no solo la cuidó sino que la amó hasta el fin de sus días. Probó con hechos que “el amor nunca deja de ser”.

Persevere en la construcción de una familia sólida

Dios nos llama a perseverar en la relación familiar

1.- Lectura Bíblica: Salmo 84:5-7

2.- Meditación familiar:

Si hay algo que asegura la permanencia de la familia, la solidez en la relación de pareja y una buena comunicación en el esquema padres-hijos, es el amor, que debe primar en todo momento. “Mi esposa tiene muchos kilos demás, voy a separarme.”, se quejaba un hombre. ¡Sin duda nunca la amó, porque el amor está por encima de las circunstancias! “Mi marido es insoportable con sus achaques”, se lamentó una mujer próxima a los cincuenta años. ¡Lástima, mi hermana: Se ve que nunca amó a su esposo!

¿Problemas en familia? Vuelvan la mirada a Dios

Dios desea que disfrutemos la relación de familia

1.- Lectura Bíblica: 2 Crónicas 7:13, 14
2.- Meditación familiar:
Es probable que su situación matrimonial sea difícil. “Mi hogar está arruinado—me escribió Luis Mario desde México--. He cometido tantos errores que ni mi esposa ni los hijos creen en mí.”. Nuestra respuesta se orientó a recordarle que cuando todo parece ir mal y volvemos nuestra mirada al Señor, Él responde con poder. Nuestro hogar torna al curso que debiera tener desde un principio.
            El autor cristiano, Bill Wiese, sostiene: “Yo creo que al ser uno solo, en nuestra condición de pareja, es lo que hace tan especial el matrimonio. La relación matrimonial  debe ser un paralelismo que el Señor quiere con cada uno de nosotros: Una relación profunda e íntima en la que se comparten las emociones, puntos de vista, deseos y pensamientos mutuos.”(Bill Wuese. “23 minutos en el infierno”. 2006. Casa Creación. EE.Uu. Pg. 52)

Traiga la Presencia de Dios a su familia

Es tiempo de traer la Presencia de Dios a nuestra vida y familia

1.- Lectura Bíblica: 2 Samuel 6:11, 12

2.- Meditación familiar:

Una joven mujer compartía su desesperación por la situación de su hogar. “Mi esposo no es el mismo que conocí, es decir, el novio de mi tiempo de universidad. Es desconsiderado, bebedor y en algunos casos agresivos.”. Compartir la vida juntos se había tornado en un infierno.
            Cuando profundizamos un poco en el asunto descubrimos que al comienzo iban juntos al servicio dominical. Hasta allí todo iba bien. El asunto comenzó a complicarse  cuando decidieron quedarse un poco más descansando, en cama.

Restaure el altar familiar desde hoy

Es tiempo de abrirle las puertas
a Dios en nuestro hogar

1.- Lectura Bíblica: Levítico 6:13; 1 Reyes 18:30, 31

2.- Meditación familiar:

Hay espacios que se deben compartir en familia: Ver una buena película, contar anécdotas de hechos positivos que han marcado nuestra vida, compartir una buena comida, evaluar si hay problemas y mirar cómo corregirlos, pero también orar. Es un ingrediente esencial de la vida de hogar que tal vez hemos desatendido en los últimos meses.
            ¿Cuándo fue la última vez que realizaron el altar familiar?¿Acaso lo olvidaron? Probablemente llevan meses o tal vez años sin que se reúnan en torno a la mesa o en la sala de estar para elevar plegarias al Señor Jesús e invocar su sabiduría para todo cuanto debemos realizar en cada jornada.
            Distanciarnos de Dios es justo el factor desencadenante de crisis. Sin Dios en medio nuestro, lo más probable es que se aviven las dificultades, no haya diálogo y procuremos resolver los problemas a nuestra manera, generando mayores crisis.
           

Dejándonos guiar por Dios

Dios nos permite encontrar salidas a las crisis de familia

1.- Lectura Bíblica: Proverbios 16:25; Santiago 3:13-18; Proverbios 23:26; Filipenses 2:3

2.- Meditación familiar:

Recuerdo una conferencia sobre la fe a la que asistí hace algún tiempo. En Cabimas, Venezuela, en la que era conferencista invitado. Y el pastor anfitrión invitó a uno de los asistentes a demostrar su fe. “Cierre sus ojos. Relájese. Ahora, déjese caer.”. Alcanzaron a pasar cuatro personas. Todas tenían reservas. Temían golpearse al irse de espaldas. ¡Pero detrás de ellas estaba alguien para recibirles! Esa fue una excelente ilustración sobre la fe.

ESTUDIOS MÁS LEÍDOS

CHAT EN VIVO

 
Soporte Técnico: Guerra Espiritual | Estudios Bíblicos | Bosquejos para Sermones
Copyright © 2013. GUERRA ESPIRITUAL - Fernando Alexis Jiménez - Todos los Derechos Reservados
Plantilla creada por Diseñadores Published by Mas Template
Con la Tecnología de Blogger