INICIO » » ¿Quién nos asegura autoridad espiritual sobre las tinieblas?

¿Quién nos asegura autoridad espiritual sobre las tinieblas?


¿Quién nos asegura autoridad espiritual sobre las tinieblas?
Si dependemos del Señor Jesús en oración,
tenemos asegura la victoria espiritual y
vencemos sobre el mundo de las tinieblas...
Fernando Alexis Jiménez
E
l día que Laura dijo que, según la Biblia, los cristianos tenían autoridad sobre el mundo de las tinieblas, su compañera del grupo de oración la llamó aparte y la invitó a no seguir hablando de esos temas. “No podemos creer lo que andan diciendo muchos por ahí—le explicó--. Nuestra denominación no anda persiguiendo demonios, así es que no te metas en esa dirección

Dos días después la llamó el pastor. Su voz sonaba ceremoniosa, excesivamente lenta, como midiendo cada una de sus palabras. “Leonor, creo que lo mejor es que deje de estar leyendo esos libros que me han dicho, consulta con frecuencia, y de ver tanto programa de televisión orientado por fanáticos”, le dijo.


Sin embargo, cada vez que iba a la Biblia se encontraba con un tema recurrente: la liberación de los endemoniados y la sanidad de los enfermos. Subrayó en su ejemplar de las Escrituras todas las escrituras que hablaban sobre el particular. Día a día se iba convenciendo más.

Y su gran oportunidad vino cuando visitó a una vecina en el hospital. La mujer estaba gravemente enferma. Había consultado médicos y como no lograron identificarle una dolencia específica, fue donde un brujo que le recomendó unas aguas de colores, envasadas en botellas de cristal. Leonor oró por ella y, horas después, el médico le dio de alta.

Cierto día cuando enseguida de su apartamento se libraba una batalla campal en una pareja de jóvenes esposos, ella oró desde su habitación y pronto la calma reinó entre los vecinos.

¡Comprobó la realidad de la autoridad espiritual! Y la sigue poniendo en práctica. Hoy forma parte de un ministerio de oración, intercesión y liberación. ¡Dios responde con poder a su clamor!

¿Estás ejerciendo la autoridad de Cristo en su vida?

La batalla contra el mundo de las tinieblas es real. No es una invención evangélica sino tangible. La podemos apreciar en todo cuanto ocurre. Y el propósito de Satanás y de sus huestes es generar ataques permanentes contra los creyentes (1 Pedro 5:8).

Un reconocido teólogo, el doctor Scofield, asegura que “Después de la caída del hombre, Satanás comenzó su larga lucha contra la obra que Dios realiza a favor de la humanidad, lucha que aún continúa en nuestros días…”(Biblia Anotada de Estudio Scofield. Publicaciones Españolas. 1994. Nota a Apocalipsis 20:10. Pg. 1307)

Ahora, ¿qué debemos hacer? Ni siquiera pensar en asumir una posición pasiva, sino activa, confrontando al mundo diabólico (Cf. Santiago 4:7). Y para lograrlo eficazmente, debemos hacer acopio de nuestra autoridad espiritual.

Le invito para que leamos un pasaje revelador del Evangelio cuando un nutrido grupo de discípulos de Jesús regresaban tras cumplir su misión: Cuando los setenta y dos discípulos regresaron, le informaron llenos de alegría: —¡Señor, hasta los demonios nos obedecen cuando usamos tu nombre!  —Sí —les dijo—. Vi a Satanás caer del cielo como un rayo. Miren, les he dado autoridad sobre todos los poderes del enemigo; pueden caminar entre serpientes y escorpiones y aplastarlos. Nada les hará daño.”(Lucas 10:17-19. Nueva Traducción Viviente)

Los servidores del amado Maestro estaban felices de conmover el mundo de las tinieblas en el Nombre de Jesús. Y Él les advirtió que mientras que ellos estaban predicando, Satanás estaba librando contra ellos, tremendos ataques.

Igual con usted y conmigo como guerreros espirituales. Enfrentamos ataques del mundo de las tinieblas. No es algo esporádico sino permanente; esa es la razón por la que debemos mantenernos en intimidad con Dios en oración.

Un segundo aspecto relevante: Jesús les dijo que ellos—y por ende nosotros hoy—tenemos autoridad espiritual para confrontar y vencer sobre el mundo de las tinieblas. Es algo maravilloso porque el poder divino está con nosotros.

¿Autoridad de Dios o de los hombres?

Curiosamente los primeros cristianos dependían enteramente de Cristo en el desarrollo de su ministerio; hoy, dependemos de los títulos y de la experiencia que se deriva de los libros. El problema radica en que el conocimiento intelectual no tiene poder contra el mundo de las tinieblas sino la autoridad que se deriva de nuestra dependencia del Señor Jesús. Él es quien nos asegura la victoria en la lucha contra Satanás y sus huestes.

Dependiendo de Cristo, reconociendo que
Él es nuestro capitán, no hay obstáculo 
físico ni espiritual que nos impida avanzar...
En usted hay autoridad. Usted fue concebido para vencer sobre las tinieblas y como tal, debe moverse: prendido de la mano de Cristo porque Él es quien nos concede el poder.

¿Y cómo expulsamos los demonios? No hay un Manual específico que –como si fuera el vademécum de un médico—nos diga qué hacer en cada caso. No. Usted y yo expulsamos los demonios en el Nombre de Jesucristo: Cierto día, cuando íbamos al lugar de oración, nos encontramos con una joven esclava que estaba poseída por un demonio. Era una adivina que ganaba mucho dinero para sus amos.  Ella seguía a Pablo y también al resto de nosotros, gritando: «Estos hombres son siervos del Dios Altísimo y han venido para decirles cómo ser salvos». Esto mismo sucedió día tras día hasta que Pablo se exasperó de tal manera que se dio la vuelta y le dijo al demonio que estaba dentro de la joven: «Te ordeno, en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella». Y al instante el demonio la dejó.”(Hechos 16:16-18. Nueva Traducción Viviente)

Observe que tras la aparente buena y oportuna confesión del demonio sobre el poder que asistía a los discípulos, se escondía la oposición del mundo de las tinieblas. Y Pablo lo entendió. Y en el Nombre de Jesucristo, sin hacer mayor espaviento, echó fuera la entidad demoníaca que estaba en la joven.

Si usted tiene que hacer ruido y gritería procurando que un demonio deje libre a una persona, es porque no tiene o no está ejerciendo la autoridad de Cristo en su vida. Recuerde que estamos enfrentando un mundo de maldad bien articulado, y por tal motivo, es esencial que tengamos y ejerzamos la autoridad (Lucas 11:18, 19)

Tenga presente que cuando militamos como guerreros espirituales, enfrentamos los ataques de nuestro adversario espiritual (Lucas  11:18; Cf. Efesios 2:2; Juan 14:30). No obstante tenemos asegurada la victoria porque en Cristo tenemos autoridad espiritual (Lucas 10:19), para enfrentar y vencer sobre el mundo de las tinieblas así como para ser protegidos de sus ataques.

Enfrentando la oposición

Ejercer la autoridad de Cristo, nuestro amado Señor y Salvador, nos enfrentará a la oposición incluso de quienes aseguran creer en Dios. ¿Recuerda al Señor Jesús? Las autoridades religiosas de su época lo acusaban, y cuestionaban su autoridad espiritual: “Mientras Jesús caminaba por la zona del templo, los principales sacerdotes, los maestros de la ley religiosa y los ancianos se le acercaron. —¿Con qué autoridad haces todas estas cosas? —le reclamaron—. ¿Quién te dio el derecho de hacerlas?... ”(Marcos 11:27-33. Nueva Traducción Viviente)

¿Enfrenta oposición?¿Le critican por estar inmerso en la oración, intercesión y guerra espiritual? Es previsible. No se sorprenda: Los guerreros espirituales se someten a sus pastores y autoridades de la iglesia, pero al mismo tiempo: son sensibles a la voz de Dios para librar las batallas.

A nuestro amado Salvador, el ejercer su autoridad divina, le llevó a enfrentar las trampas de los líderes religiosos de la época (Cf. Marcos 12:13-17), pero Él seguía firme en su ministerio. Él fue enfático en decir que su autoridad—como la que nos confirió a usted y a mí—proviene del Padre celestial: “Jesús se acercó y dijo a sus discípulos: «Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra.”(Mateo 28:18)

No se desanime si lo atacan. Recuerde que tales ataques provienen del mundo de las tinieblas que utiliza instrumentos humanos para poner tropiezo contra el ministerio que el Señor Jesús nos ha llamado a desarrollar.

¿Cómo mantenemos esa autoridad de Cristo en nosotros? Nuestra autoridad se fundamenta en caminar de la mano del Señor Jesucristo (Juan 15:5) y la autoridad permanece en la medida en que permanecemos prendidos de la mano de Cristo.

La conferencista y autora internacional, Doris Wagner señala que “En mi experiencia, he encontrado demonios de duda e incredulidad y, aunque parezca mentira, están ligados frecuentemente a espíritus religiosos tales como de legalismo, de idolatría, de religiones falsas y masonería… La incredulidad realmente limita lo que Jesús quiere hacer…” (Doris Wagner. “Cómo ministrar liberación”. Editorial Peniel. Argentina. 2005. Pg. 23)

El enemigo querrá robarle autoridad mediante la incredulidad; sin embargo, no ceda a la tentación. Tenga la firme convicción de que la autoridad de Cristo está en su vida.

Estamos llamados a vencer. Tenga presente –en todo momento—que como  los primeros discípulos, los guerreros espirituales predican el Evangelio, ministran sanidad a los enfermos y liberación a los cautivos espirituales (Mateo 10:5-8).

No renuncie a su papel protagónico en la guerra espiritual

Cada cristiano tiene un papel protagónico en la extensión del Reino de Dios, que debe asumir. No podemos eludir esa encomienda. No obstante, sabemos que es una tarea que enfrentará oposición del mundo de las tinieblas.

Ante los ataques permanentes, de los que debemos ser conscientes, es necesario que estemos dispuestos a resistir el avance de Satanás y sus huestes. Lo hacemos en nuestra condición de guerreros espirituales, que caminan diariamente prendidos de la mano del Señor Jesús.

Si libramos eficazmente la batalla contra el reino de las tinieblas es gracias a la autoridad que nos dio el Señor Jesús (Marcos 6:7), y como  discípulos del Señor Jesús cumplimos la misión de destruir las obras del diablo (1 Juan 3: 8)

A propósito, ¿Ya recibió a Jesucristo como su Señor y Salvador? Lo digo porque quizá llegó a esta página apenas hoy y tiene inquietud. Lo animo ha abrirle las puertas de su corazón. Puedo asegurarle que tener a Cristo en nuestra existencia, es la mejor decisión que podemos tomar porque emprendemos un nuevo camino en nuestra vida personal y espiritual.

Si tiene alguna inquietud, por favor, no dude en escribirme a pastorfernandoalexis@gmail.com o llamarme a (0057)317-4913705.

© Fernando Alexis Jiménez

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ESTUDIOS MÁS LEÍDOS

CHAT EN VIVO

 
Soporte Técnico: Guerra Espiritual | Estudios Bíblicos | Bosquejos para Sermones
Copyright © 2013. GUERRA ESPIRITUAL - Fernando Alexis Jiménez - Todos los Derechos Reservados
Plantilla creada por Diseñadores Published by Mas Template
Con la Tecnología de Blogger