guerraespiritual.org :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

guerraespiritual.org

 

Escape de los engaños en que lo sumió satanás

Escape de los engaños en que lo sumió satanás

Pensaron que era algo divertido Rosa y sus amigas de colegio lo practicaron bastantes veces durante varias semanas. “Es un juego que descubrí en casa de mi abuela", dijo alguien. En la parte superior estaba el nombre: “Ouija”.

Otra alumna dijo que era sencillo y explicó cómo podían participar. Pasaron toda una tarde, después de la jornada académica, haciéndole preguntas a la Tabla, que guiaba sus manos para desplazarse de letras a números, informándoles respecto de aquello que querían saber.

Conforme se metían en ese mundo ocultista, más querían profundizar y cuando Amanda les dijo que estaba tarde, respondieron casi al unísono: “Hagámoslo por última vez”.

Ese fue el inicio de todo un drama que tocó las fibras más sensibles de Pueblo Rico, en Colombia.

Dieciséis estudiantes de secundaria resultaron poseídas por el demonio. El cura intentó echar fuera esos entes que las dominaban, llevándolas a proferir gritos, lamentos e incluso, a expresarse con voz gutural, que ora sonaba a la de un niño y otra, a una mujer muy adulta.

El pastor Juan José, Pentecostal, ministró liberación a las jovencitas. Una lucha que tardó cuatro horas asistido por varios miembros de la congregación, hasta que por fin quedaron libres de la posesión.

"Jamás volveríamos a jugar con esa Tabla", dijo horrorizada Karen Tatiana, una de las más afectadas.

Los habitantes del pueblo, que se limitaban a decir que el demonio era cuento de viejas, comprendieron que era real; pero algo más: entendieron que en el nombre de Jesucristo era posible que se rompieran todas las ataduras.

A Satanás lo exhibieron derrotado

Una de las estrategias de Satanás para procurar desánimo o un revés espiritual en el cristiano, es recordarle los pecados del ayer. Al más mínimo error, desata pensamientos derrotistas: “¿Cómo que eres cristiano y mira el pecado que cometiste? Yo que tú, ni siquiera volvería a la congregación. ¡Eres un hipócrita?” Y hay creyentes que en su ignorancia le otorgan “poder” a lo que dice el diablo y se estancan o vuelven atrás.

Pues le tengo una excelente noticia: Satanás y sus huestes ya fueron vencidos, como anota el apóstol Pablo cuando escribe: "Y cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, nos dio vida juntamente con El, habiéndonos perdonado todos los delitos, habiendo cancelado el documento de deuda que consistía en decretos contra nosotros y que nos era adverso, y lo ha quitado de en medio, clavándolo en la cruz. Y habiendo despojado a los poderes y autoridades, hizo de ellos un espectáculo público, triunfando sobre ellos por medio de Él” (Colosenses 2:13-15. La Biblia de Las Américas).

El enemigo seguirá teniendo fuerza, hasta el día en que lo pongamos al descubierto y lo confrontemos.

Es tiempo de salir del mundo de engaño

Comparto con ustedes la historia triste de una mujer de mi pueblo. Los niños, que por su inmadurez a veces resultan crueles, solían escarnecerla. La apodaban “Tabaquera”. Le gritaban “Esa ropa es mía...”.

La señora como consecuencia de su demencia, se despojaba de sus prendas y protagonizaba un evento bochornoso, no solo por sus lamentos sino por la desnudez que escandalizaba a los transeúntes.

Un día alguien le hizo entender, pese a que la mujer no estaba en sus facultades, que nadie podía quitarle lo que le habían regalado. Desde entonces, cuando la hostigaban, ella respondía no con dolor sino con alborozo: “Están locos… Está ropa es mía"

Igual con usted y conmigo. Ya el Señor Jesús pagó por nuestra maldad y yerros del ayer. Todo pensamiento que arroja en nuestra meta Satanás, está orientado— como parte de su estrategia sucia-a ganar terreno para llevarnos a una crisis personal y espiritual.

Recuerde que Cristo perdonó todos nuestros pecados. Algo más: La Escritura, dice Él— nuestro amado Salvador— anuló todo lo que había en contra nuestra. A este hecho debemos ligar otro elemento, y es que Jesús exhibió públicamente derrotado a Satanás y todos sus secuaces.

¿Ya se decidió a cambiar?

La mejor decisión que todo ser humano puede tomar, es recibir a Jesucristo en su corazón. Nos permite desarrollar la condición de vencedores con la que fuimos concebidos por Dios. ¿Cómo hacerlo? Es muy sencillo. Dígale: “Señor Jesús, gracias por morir en la cruz por mi para perdonar mis pecados y abrirme las puertas a una nueva vida. Te recibo en el corazón como mi único y suficiente Salvador. Haz de mi la persona que tú quieres que yo sea. Amén”

Ahora que hizo la mejor decisión, le invito a tres cosas:

1.- Haga de la oración un principio de vida diaria. Orar es hablar con Dios.

2. - Lea la Biblia. Es un libro maravilloso en el que aprenderá principios dinámicos que le conducirán al éxito y el crecimiento personal y espiritual.

3.- Comience a congregarse en una iglesia cristiana.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio