guerraespiritual.org :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

guerraespiritual.org

 

Renuncie a los sutiles engaños del espiritismo


(Lección 12 – Nivel 3)

Renuncie a los sutiles engaños del espiritismo (Lección 12 – Nivel 3)

Basta con abrir el periódico en la sección de los clasificados para encontrarse con algo que hace unas cuantas décadas hubiese escandalizado a padres y abuelos: a cuatro columnas se anuncian servicios y sesiones de espiritismo. Los diarios recogen esos anuncios en sus páginas porque sencillamente derivan recursos económicos sustanciosos con este tipo de publicidad.

Pero lo que más sorprende es que hay quienes, llamándose cristianos evangélicos, han participado abiertamente de estas actividades.

Comprendo que estuvo mal — , me dijo una atribulada esposa —. Pero no encontraba otra forma de hacer que mi marido volviera a casa —.

Desechó, en su momento, un recurso tan valioso como la oración. Acudió en cambio, al espiritismo. Las consecuencias, como es apenas natural, fueron funestas.

Mientras que los satanistas son cerrados en sus prácticas y sólo un reducido número de personas tiene acceso a sus rituales, el espiritismo ofrece –por su parte — un amplio abanico de posibilidades para que se unan quienes desean experimentar con lo sobrenatural.

A través de diversos medios promueven la adivinación, las sanaciones de espíritus, prácticas mágicas, lectura de la palma de la mano, sesiones con médiums o canalizadores (como se les conoce hoy día), levitación y clarividencia, entre otras prácticas.

La Biblia advierte sobre los peligros

Aun cuando nuestra sociedad legitime el espiritismo, no necesariamente está bien. Por el contrario, el espiritismo encierra una serie de prácticas que están expresamente prohibidas en la Biblia desde hace siglos.

Cuando el pueblo de Israel se aprestaba a entrar en la tierra prometida, Dios les advirtió: Cuando comiences a vivir en las ciudades que el Señor tu Dios te da, tal vez oigas que hay sinvergüenzas en medio de ti que llevan por mal camino a los habitantes de su ciudad, diciéndoles: “Vamos, rindamos culto a otros dioses”, dioses que hasta entonces tú no conocías.” (Deuteronomio 13: 12, 13. NTV)

Esos dioses están revestidos por espíritus. No solo era en la antigüedad, también en nuestro tiempo.

Pero si quiere que su nivel de asombro sea mayor, le invitamos a leer otro poderoso texto de las Escrituras:

“Cuando entres en la tierra que el Señor tu Dios te da, ten mucho cuidado de no imitar las costumbres detestables de las naciones que viven allí. Por ejemplo, jamás sacrifiques a tu hijo o a tu hija como una ofrenda quemada. Tampoco permitas que el pueblo practique la adivinación, ni la hechicería, ni que haga interpretación de agüeros, ni se mezcle en brujerías, ni haga conjuros; tampoco permitas que alguien se preste a actuar como médium o vidente, ni que invoque el espíritu de los muertos. Cualquiera que practique esas cosas es detestable a los ojos del Señor. Precisamente porque las otras naciones hicieron esas cosas detestables, el Señor tu Dios las expulsará de tu paso. Sin embargo, tú debes ser intachable delante del Señor tu Dios.” (Deuteronomio 18:9-13)

Le invitamos a considerar con detenimiento el pasaje bíblico. Allí encuentra descritas al menos 8 actividades:

  • Sacrificar los hijos en rituales
  • Adivinación
  • Hechicería
  • Agorerismo
  • Brujería
  • Conjuros
  • Clarividencia
  • Invocar a los muertos

Un análisis detenido de cada una de estas prácticas, le mostrará que ha pasado de generación en generación. El mundo de maldad persiste y se mantiene en el tiempo.

Una investigación adelantada por la policía colombiana y revelada a través de la televisión, mostró de qué manera siguen activos los grupos de ocultistas que pactan entregar a sus hijos. Embarazan a sus esposas, a quienes generalmente han involucrado en las mismas actividades, y cuando las criaturas nacen, las entregan para ser sacrificadas. Es cierto, se trata de satanismo, pero ceder sus primogénitos a la maldad, como vemos en la Biblia, no es algo nuevo.

Los investigadores contactaron a una pareja que se arrepintieron de entregar su niño. La decisión trajo como consecuencia una peligrosa persecución porque querían acabar con sus vidas. Afortunadamente recibieron protección policial y encendieron las señales de alarma sobre lo que ocurre con el ocultismo en las grandes ciudades.

La serpiente detrás del espiritismo

El espiritismo ha estado presente en la historia. Y, por supuesto, se ha evidenciado en todos los pueblos. Hay evidencias, por ejemplo, de prácticas de poblaciones indígenas de América, relacionadas con la relación con espíritus. Igual en África y otras zonas geográficas del mundo.

¿Dónde comenzó todo? Con el engaño de satanás, encarnado en la serpiente antigua. Leemos en las Escrituras:

“Y la serpiente era más astuta que cualquiera de los animales del campo que el SEÑOR Dios había hecho. Y dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: ``No comeréis de ningún árbol del huerto? Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto, ha dicho Dios: ``No comeréis de él, ni lo tocaréis, para que no muráis. Y la serpiente dijo a la mujer: Ciertamente no moriréis. Pues Dios sabe que el día que de él comáis, serán abiertos vuestros ojos y seréis como Dios, conociendo el bien y el mal” (Génesis 3:1-3. La Biblia de las Américas)

El engaño sutilmente camuflado tomó un ingrediente ligado a la naturaleza humana: la curiosidad. El deseo de saber más.

El deseo de saber qué depara el mañana

Las personas asiduas al espiritismo tienen ese mismo deseo: saber qué pasará mañana. Esa es la razón por la cual las artes adivinatorias tienen tanta acogida entre millares de personas.

Quienes lo hacen, desechan algo que es fundamental, y es una advertencia que hizo Dios mismo: “Las cosas secretas pertenecen al SEÑOR nuestro Dios, más las cosas reveladas nos pertenecen a nosotros y a nuestros hijos para siempre, a fin de que guardemos todas las palabras de esta ley.” (Deuteronomio 29:29. La Biblia de Las Américas)

No podemos permitir que el enemigo, que es muy astuto, siga aprovechándose de la falta de confianza en Dios y de ese oscuro anhelo de saber cosas que están en la dimensión de Dios, como es saber qué pasará mañana.

Cuando vamos a la Palabra de Dios encontramos claras advertencias que no podemos pasar por alto: “No te contamines al recurrir a los médiums o a los que consultan con los espíritus de los muertos. Yo soy el Señor tu Dios.” (Levítico 19:31. NTV)

El espiritismo produce contaminación. Es importante que lo tenga en cuenta. Si alguna vez participó en actividades de este género, hay contaminación en su vida que –sin duda— puede afectar a su descendencia. Es necesario que tome la decisión de renunciar a toda puerta abierta a la maldad.

Condenación por prácticas de espiritismo

Las personas que persiste en vivir inmersas en actividades ocultistas, entre ellas las que se promueven abiertamente con el espiritismo, se exponen a la condenación de Dios.

El apóstol Pablo, al respecto, escribió: “Cuando ustedes siguen los deseos de la naturaleza pecaminosa, los resultados son más que claros: inmoralidad sexual, impureza, pasiones sensuales, idolatría, hechicería, hostilidad, peleas, celos, arrebatos de furia, ambición egoísta, discordias, divisiones, envidia, borracheras, fiestas desenfrenadas y otros pecados parecidos. Permítanme repetirles lo que les dije antes: cualquiera que lleve esa clase de vida no heredará el reino de Dios.” (Gálatas 5:19-21. NTV)

Si usted mismo ha estado en esa situación, o quizá estuvo o conoce a alguien involucrado en el espiritismo, es esencial que coincida con la Escritura en la necesidad de renunciar. Es hoy, a tiempo, cuando debe hacerlo.

¿De qué manera? En oración. Declare que Jesucristo es el Señor de su vida. En la cruz, al morir, vertió su sangre para traerle libertad espiritual. Reconózcalo como su Señor y Salvador. Cierre puertas, cualquiera que haya abierto, en el Nombre del Señor Jesús. Puedo asegurarle que emprenderá un camino de libertad, que traerá cambio y crecimiento a su vida, tomado de la mano del Redentor: Jesucristo.

Preguntas para evaluar la Lección:

Es importante que al terminar de estudiar la Lección se formule unas sencillas preguntas de repaso:

a.- ¿Qué aprendemos del pasaje de Deuteronomio 13:12, 13 en cuanto a la adoración a “otros dioses”?

b.- ¿Cuáles de las prácticas espirituales de maldad podemos ver en nuestros días (Deuteronomio 18:9-13)?

c.- ¿Qué papel juega la serpiente antigua en el espiritismo (Génesis 3:1-3.)?

d.- ¿Qué advierte Dios a quienes tienen deseo de saber lo oculto (Deuteronomio 29:29)?

e.- ¿Qué leemos en Levítico 19:31 en cuanto a consultar a los muertos?

f.- Lea por favor, Gálatas 5:19-21. ¿Qué enseña la Biblia en cuanto a los que practican hechicería y brujería, entre otras actividades?

g.- Si participó alguna vez en actividades ocultistas, ¿renunció a ellas a tiempo?


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio