guerraespiritual.org :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

guerraespiritual.org

 

Taller de Guerra Espiritual – Venciendo sobre las tinieblas

Taller de Guerra Espiritual – Venciendo sobre las tinieblas

Base Bíblica: Deuteronomio 7:1-7; Mateo 17:14-21

Introducción:

Los cristianos estamos inmersos en una guerra espiritual que se libra en medio nuestro. Somos por naturaleza, la creación amada de Dios, y ese hecho nos convierte en blanco de los ataques de nuestro enemigo.

El autor y conferencista argentino, Carlos Annacondia, precisa— refiriéndose al papel protagónico de la Iglesia y de los cristianos comprometidos, que:
“Dios le ofrece a usted, como cristiano, una autoridad espiritual que debe poner en acción. Desde la creación, Dios le otorgó al hombre toda la autoridad sobre la tierra, y lo puso como corona de la creación… ese dominio se perdió cuando el hombre cayó en pecado. Satanás le arrebató la autoridad y se hizo señor de la tierra. El hombre perdió la escritura de autoridad. Satanás se la arrebató… puedo garantizarles que tenemos la autoridad que proviene de Dios, y que a través de la fe en Él podemos quitarle cualquier cosa al diablo.” (Carlos Annacondia. Oíme bien, Satanás. Editorial Betania. Estados Unidos. 1998. Pg. 58)
En esa dirección, estamos llamados a librar no una sino las muchas batallas que salen al paso, dependiendo de Dios, en oración e intimidad con Él, quien nos asegura la victoria (Cf. 1 Pedro 5:8; Santiago 4:7).

En el proceso de conocer a qué tipo de confrontación estamos enfrentados, es importante conocer más acerca de quién es nuestro Adversario espiritual y la forma como opera. El convencimiento siempre: tenemos asegurada la victoria en Jesucristo. Jesucristo nos hizo vencedores.

I. Los cristianos estamos inmersos en la batalla milenaria de dos reinos: el de Dios y el de las tinieblas

1. No podemos ignorar la batalla que libramos diariamente contra el mundo de las tinieblas

2. La inclinación del ser humano hacia lo oculto es una obra de la carne que acarrea juicio (Gálatas 5:19-21)

a. Si practicamos las obras de la carne, el enemigo encuentra las puertas abiertas para asediar o poseer a un ser humano.

b. A menos que cerremos puertas y que renunciemos al pecado, el enemigo tendrá “derecho legal” para poseer o influenciar a una persona.
“El fin del tiempo se acerca, y el diablo sabe que tiene pocos días para lograr su objetivo… ¡Está furioso! Por lo tanto, la guerra del cristiano nunca ha sido tan crítica como ahora (Cf. Apocalipsis 12:12) El vencer física y espiritualmente depende de nuestra forma de pelear la batalla de la fe” (Frank Marzullo. “Estrategias bíblicas para la destrucción del reino de Satanás. Editorial Desafío. Colombia. 2007. Pg. 7)
2.1. Del conjunto de problemas que enfrentamos diariamente, el 90% proviene de factores internos y externos, y el 10%, de problemas de carácter demoníaco. Nuestro enemigo procura impedirle al cristiano una vida plena.

2.2. La decisión de asumir una posición pasiva o activa ante los ataques satánicos, es responsabilidad de cada uno de nosotros.

a. El enemigo espiritual y sus huestes siempre están procurando atacarnos (Lucas 10:18; Cf. 1 Pedro 5:8)

b. Es necesario ejercer la autoridad que tenemos de Cristo (Lucas 10:19; Cf. Mateo 17:14-21)

b.1. La resurrección del Señor Jesús destruyó el poder mortal de Satanás (Colosenses 1:13, 14)

b.2. Si el enemigo ataca, podemos levantar bandera de victoria en el Nombre del Señor Jesús (Isaías 59:19)

c. Satanás y sus huestes ya están vencidos (Juan 12:31)

3. Es importante comprender la dimensión de las batallas que libramos contra el mundo de las tinieblas en la dimensión física y en las “regiones celestes” (Cf. Efesios 6:12)

3.1. El apóstol Pablo abrió las puertas para pensar en la existencia real de un primero, segundo y tercer cielo (2 Corintios 12:2-4)

a. El primer cielo es la atmósfera que rodea la tierra (Oseas 2:18; Daniel 7:13)

b. El segundo celo es el universo (Génesis 1:14-18)

b.1. En el segundo cielo Satanás ejerce dominio (Daniel 10:10-13)

b.1.1. Nuestro adversario espiritual pone tropiezo a las oraciones que hacemos

b.1.2. También cuando tenemos conflictos sin resolver, nuestras oraciones son estorbadas (1 Pedro 3:7; Cf. Mateo 5:23, 24)

b.2. Satanás ejerce dominio sobre el mundo espiritual de maldad y sobre el mundo físico (Mateo 4:8, 9)

c. El tercer cielo es el paraíso, la dimensión donde hay una relación directa con Dios (Lucas 23:43; Apocalipsis 2:7)

3.2. En medio de la confrontación espiritual, nos debe asistir e convencimiento de que “más son los que están con nosotros que los que están con ellos” (1 Reyes 6:15-17)

4. Si nos descuidamos, Satanás aprovechará la oportunidad para llevarnos a una caída espiritual y personal (2 Samuel 11:1-5; Cf. 1 Juan 4:4)

4.1. El lugar de David era el frente de batalla, pero prefirió quedarse cómodo en casa antes que ir a la guerra.

4.2. Satanás se aprovechó de la debilidad de David por las mujeres. Ese fue el comienzo de su derrota (Cf. Mateo 5:28)

4.3. El método eficaz para librar la batalla en la dimensión espiritual es la oración (2 Corintios 10:4-6)

II. El mundo de las tinieblas está arreciendo en los últimos tiempos su batalla contra los cristianos porque sabe que se le acaba el tiempo (Apocalipsis 12:12; Cf. Lucas 10:18)

1. Satanás se mantiene en una actitud de guerra permanente.

1.1. Satanás ha desplegado su ataque sobre todo lo creado y las Escrituras le identifican como el Dios de este siglo (Cf. 2 Corintios 4:4)

1.2. El propósito indeclinable de Satanás es frustrar el plan eterno de Dios para la humanidad (Cf. Isaías 14:13; Ezequiel 28:17; 1 Timoteo 3:6).

1.3. Desde su posición, Satanás sigue siendo un acusador nuestro (Job 1-2; Zacarías 3; Lucas 22:31; Apocalipsis 12:10).

a. Satanás crea el escenario para que caigamos en pecado (Cf. Mateo 4:8, 9)

b. Nuestro cuerpo físico libra una batalla interna contra el pecado, inclinación de la que se aprovecha Satanás (Cf. 1 Corintios 15:40)

1.4. La Biblia hace más de 300 alusiones a la existencia de Satanás y sus huestes.

a. El nombre Satanás significa “adversario, enemigo” (Cf. Mateo 13:39, 1 Pedro 5:8).

b. Una traducción de Diablo es “Calumniador, tentador” (Cf. Lucas 4:2).

c. Lucifer— que es otra de las designaciones como se le conoce universalmente — , es vertido al español como “ángel de la luz", que trae engaño.
REGISTRO BÍBLICO DE NOMBRES DEL ADVERSARIO ESPIRITUAL
NOMBRE DESCRIPCIÓN
Tentador (1 Tesalonicenses 3:5) Genera tentaciones. No empuja a que “cometamos pecado”, pero crea el escenario. Cada uno responde a los deseos (Santiago 1:13-15)
Acusador de los hermanos (Job 1, 2; Apocalipsis 12:10) Está atento a los errores que cometemos, para acusarnos delante del Padre celestial.
Príncipe de este mundo (Juan 12:31) Experto en sistemas de engaño. Gobierna mediante escuelas de pensamiento, creencias, filosofías y religiones falsas. Infiltra gobiernos, instituciones y posiciones de liderazgo.
Maligno (1 Juan 5:19) Del griego corrupción. Ejerce influencia para la toma de decisiones que encierran maldad.
Belial (2 Corintios 6:15) De «maldad» o «indignidad». Está asociado con «brusco», «perverso», «impío», «destruidor», según el contexto (1 Samuel 1:16; 25:25; 30:32; Salmos 18:4; Proverbios 19:28; Nahúm 2:1). Pablo lo nombra como personificación del mal (2 Corintios 6:15).
Beelzebú (Mateo 12:24) Nombre que se da en varios pasajes del Nuevo Testamento al «príncipe de los demonios» (Marcos 3:22; Mateo 10:25; 12:26).
Lucifer (Isaías 14:12) Hijo de la mañana o el que brilla. Se presenta como ángel de luz, aunque es un engañador.
Diablo (1 Pedro 5.8) Asociado con “acusador”. Anda tras nosotros para desencadenar engaño.
Satanás (Job 1:6; 1 Tesalonicenses 2.18) Asociado con “adversario”. Opositor de todos los planes de Dios.
2. Satanás nos ataca permanentemente (Cf. Lucas 22:31), está vencido (Cf. 1 Juan 3:8) porque en el monte del Gólgota, nuestro Salvador Jesucristo, avergonzó a Satanás, exhibiéndolo públicamente derrotado (Cf. Colosenses 2:15; 1 Juan 4:4).
“Satanás tiene gran poder, pero la gente puede ser libre de su reino de oscuridad espiritual debido a la victoria de Cristo en la cruz. Satanás es poderoso, pero Jesús es más poderoso… Para vencer a Satanás nos hace falta una fiel lealtad a la Palabra de Dios, determinación de mantenernos lejos del pecado y el apoyo de otros creyentes” (Biblia de Estudio del Diario Vivir. Comentario a Juan 12:31. Editorial Caribe. EE.UU. Pg. 1447)
2.1. No hay razón para que los cristianos estemos de nuevo sujetos a la esclavitud, ya que por la redención del amado Hijo de Dios (Colosenses 1:13).

2.2. Dios es quien nos ayuda en la batalla, porque Él está del lado nuestro cuando asumimos una actitud ofensiva (de ataque) contra el mundo de las tinieblas (Cf. 2 Reyes 6:14-17)

III. Satanás y sus huestes presentan hoy las prácticas sobrenaturales y ocultistas como atrayentese inofensivas

1. Como cristianos comprometidos debemos conocer qué es el ocultismo y su grado de responsabilidad en las ataduras que enfrenta el mundo hoy (Oseas 4:6)

1.1. El ocultismo es atrayente porque ofrece puertas al poder sobrenatural

1.2. Abrir puertas al ocultismo acarrea maldición (Gálatas 5:18-21)

a. Prácticas difundidas y en apariencia intrascendentes, como leer el horóscopo, trae juicio divino (Isaías 47:12-14; Cf. Éxodo 20:3-6; Deuteronomio 28:45, 46; Apocalipsis 21:8)

b. El interés que despierta hoy el ocultismo, es fruto del pecado y distanciamiento de Dios (1 Timoteo 4:1)

c. Las obras de la carne como el adulterio y la fornicación, abren puertas a la contaminación espiritual (1 Corintios 6:15, 16)
“Cuando leemos el horóscopo, jugamos con la tabla ouija, consultamos un espíritu, médium o hipnotista, practicamos adivinación, nos dirigimos a los espíritus de los muertos, practicamos proyección astral (desdoblamiento) o cualquier otra forma de ocultismo, estamos adorando a Satanás” (Frank Marzullo. “Estrategias bíblicas para la destrucción del reino de Satanás. Editorial Desafío. Colombia. 2007. Pg. 34)
2. Satanás y sus huestes desarrollan estrategias orientadas a cumplir sus planes

2.1. Huestes espirituales. Dirigen sus ataques sobre comunidades, iglesias, organizaciones estatales

2.2. Sus ataques incluyen infiltración a iglesias cristianas. Las Escrituras mencionan la “sinagoga de Satanás” (Cf. Apocalipsis 2.9).

2.3. Doctrinas de error. Satanás tiene demonios que propagan doctrinas de error, distantes de las enseñanzas bíblicas (2 Timoteo 3:16).

2.4. Cultos y ceremonias (Cf. 1 Corintios 10.20, 21)

2.5. Organización de ministros ocultistas. Ejercen influencia social con diferentes enseñanzas de error.

2.6. Profetas del mundo de las tinieblas.
“Entonces te puedes parar delante del opresor de tu nación, del angustiador y torturador de tu ciudad y de fu familia, y decirle con total certeza del Espíritu de Dios: ‘Satanás: ¡Vive Jehová en cuya presencia estoy, y el nombre de Jesús, sal fuera”. (Méndez-Ferrel, Ana. “Los cielos serán conmovidos”. Casa Creación. EEUU. 199, pg. 39)
3. Si queremos enfrentar eficazmente a Satanás (Hebreo “adversario, acusador”), es imperativo que conozcamos su forma de obrar (2 Corintios 2:11 b)

3.1. Satanás es hábil para cegar a las personas e impedir que sean libres y salvos por el poder de Jesucristo (2 Corintios 4:4)

3.2. Satanás acude a muchas artimañas para procurar nuestra caída espiritual (Lucas 4:1-13; Génesis 3:1)

3.3. Satanás es mentiroso y engañador (Juan 8:44; 2 Tesalonicenses 2:7-12)

3.4. Satanás es hábil para robarnos la paz, hurtar, matar y destruir (Juan 10:10 a)

3.5. Satanás no descansa en su propósito de destruirnos (1 Pedro 5:8)

2. Sólo podemos atar al “hombre fuerte” cuando conocemos sus estrategias (Marcos 3:27)

2.1. Los demonios tienen poder— limitado, pero poder al fin— como capacidad para accionar aquello para lo que han sido comisionados

a. Los demonios tienen poder y quienes están endemoniados, materializan ese poder (Marcos 5:1-9)

b. Los demonios ejercen dominio territorial (Marcos 5:10-17)

c. Los demonios necesitan un “hogar material” (Mateo 12:43-45)

d. Los demonios se encuentran bien organizados en el mundo de las tinieblas (Mateo 12:25-29; Cf. Efesios 6:12)

e. Los demonios impiden la obra transformadora del Evangelio (Marcos 4:14, 15)

f. Los demonios ejercen dominio sobre infinidad de personas (Lucas 4:41)

g. Los demonios procuran la destrucción física y espiritual de las personas (Lucas 8:27)

h. Los demonios pueden causar enfermedades (Mateo 9:32, 33; 12:22; 17:14-18; Marcos 9:20-22; Lucas 13:11-16)

i. Los demonios se disfrazan de “familiares fallecidos”, cuando la Biblia afirma que ningún muerto puede corporizarse (Eclesiastés 12:7; Job 34:14, 15; Isaías 57: 1; Hebreos 9:27)

NOMBRES DE LOS DEMONIOS

Nombres propios

Son generalmente aquellos que ejercen dominio territorial: Kali (India), Iora (Brasil), Ajenjo, Artemisa (Asia menor), Pele (Hawai), Inti (Bolivia)

Nombres funcionales

Identifican lo que hacen los demonios: espíritu de violencia, espíritu de muerte, espíritu de lascivia, espíritu de avaricia. Los nombres definen su naturaleza específica.

2.2. Es necesario reconocer la diferencia que existe entre posesión e influencia demoníaca

a. Cuando la Biblia se refiere a un endemoniado , alude a quien está bajo el gobierno de espíritus malignos (Mateo 4:24; Marcos 5:2; 9:17; Lucas 4:33)

a.1. Los demonios controlan los pensamientos y acciones de la persona (Marcos 1:23, 24)

a.2. Los demonios consideran a la personas como su habitación (Mateo 12:43, 44)

a.3. Los demonios gobiernan totalmente a quienes no tienen a Cristo en su corazón.
“Un cristiano no puede ser poseído porque poseer significa ser “dueño de”, y Jesucristo es el dueño de todo cristiano y no el diablo” (Rv. Randy MacMillan. Cali - 1997. Conferencia sobre liberación espiritual)
b. El cristiano que abre las puertas al mundo de las tinieblas, no queda bajo posesión sino bajo influencia demoníaca. ¿La razón? Su vida le pertenece a Jesucristo, quien pagó en la cruz por todo el ser (Cf. 1 Corintios 6:19, 20; 1 Pedro 1:19, 20)

IV. Con fundamento bíblico encontramos tres áreas específicas del ser humano que ataca el mundo de las tinieblas

1. El adversario espiritual procura la posesión de nuestra mente

1.1. Si Satanás logra dominar la mente, dominará sobre el resto del cuerpo.

1.2. La mente es importante para el enemigo espiritual porque en ella se nacen, se anidan y fortalecen los pensamientos que llevan a acciones.

a. Los pensamientos tienen tres fuentes de origen:

a.1. Dios mismo cuando habla a nuestro ser (Cf. Salmos 7:9 b)

a.2. Nuestros propios pensamientos

a.3. Los pensamientos que siembra Satanás como medio para tentar (Cf. Mateo 16:23)

b. Satanás alimenta pensamientos de maldad procurando establecer fortalezas mentales

1.3. Una vez domina los pensamientos, Satanás podrá influir en el comportamiento de una persona

1.4. Una estrategia eficaz frente a los asedios de Satanás en la mente, radica en la oración (Cf. 2 Corintios 10:3-5)

1.5. Para derribar fortalezas mentales, la Biblia es enfática en la necesidad de renovar nuestra manera de pensar (Cf. Romanos 12:2)

a. Es necesario mantenernos alerta en cuanto a los pensamientos que anidamos

b. Es necesario que cuidemos nuestra mente de toda influencia externa (Cf. Proverbios 4:23)
“Estas fortalezas existen en los patrones de pensamientos y de ideas que gobiernan en los individuos, las iglesias, las comunidades y las naciones, antes que se pueda reclamar la victoria, es necesario derribar tales fortalezas y quitarle la armadura a Satanás. Entonces las armas poderosas de la Palabra y del Espíritu podrán zaquear la casa de Satanás con toda eficacia.” (Francis Frangipane. “Los 3 campos de la lucha espiritual”. Editorial Desafío, Colombia. 1989, pg. 30.)
2. El Adversario espiritual procura la posesión de nuestra voluntad (Cf. Efesios 4:22-26)

2.1. Emociones contrarias y negativas como el odio y el resentimiento son aprovechas por Satanás para generar un estado auto-destructivo y hacia los demás.

2.2. El Adversario espiritual procura la posesión de nuestras actitudes y acciones (Cf. Mateo 15:19)

2.3. El mundo de las tinieblas ejerce influencia en las circunstancias externas procurando llevarnos a la desesperación, la duda, el desaliento y la derrota (Cf. Job 1:6-20)
“El dios de este siglo tiene una refinada estrategia para cegar la mente de las personas de modo que no sean capaces de comprender la verdad. Esto es lo que hace que la oración intercesora sea crucial. Existe una relación vital entre la aceptación del Evangelio y la guerra invisible.” (Chip Ingram. “La Guerra Invisible”. 2007. Editorial Mundo Hispano. EEUU, pg. 40.)
3. La segunda área sobre la que el enemigo procura generar ataques a través de enfermedades inexplicables, es en nuestro cuerpo físico.

4. La tercera área sobre la que el enemigo procura generar ataques, es en nuestra vida espiritual

V. Es fundamental tener identificadas cómo es y de qué manera se peroduce la posesión demoníaca

1. Hay por lo menos cinco formas como una persona termina inmersa en una posesión demoníaca:

1.1. Por aceptación personal

1.2. Posesión transmitida generacionalmente

1.3. Participación abierta en actividades ocultistas

1.4. Experiencias traumáticas desde la niñez

1.5. Maldiciones generacionales
“Una persona endemoniada no es en sí alguien diabólico, sino más bien la víctima de una poderosa fuerza demoníaca. Del mismo modo, las estructuras sociales no constituyen en sí mismas, algo del diablo, pero pueden estar— y a menudo lo están— controladas por algunas personalidades demoníacas sumamente perniciosas y dominantes a las que yo llamo espíritus territoriales.” (Peter C. Wagner. Oración de Guerra. Editorial Betania. EE.UU. 1993. Pg. 116)
2. Cuando se le abren las puertas, Satanás gobierna mediante la posesión de una persona y obra a través de ella

Una caracterización de las posesiones o influencia demoníaca nos arroja siete factores específicos:

2.1. Ataduras sexuales

2.2. Ataduras emocionales

2.3. Descompensación mental

2.4. Adicciones

2.5. Enfermedades físicas

2.6. Engaño religioso

2.7. Dependencia del ocultismo

3. Alguien en quien mora el Espíritu Santo se convierte en una fortaleza inexpugnable para el enemigo espiritual. El problema es quien, profesando ser cristiano, abre puertas al mundo de las tinieblas (Santiago 4:7)

VI. Lograr libertad espiritual parte de examinar cuidadosamente cómo y cuando se abrieron puertas al mundo del ocultismo

1. Es hora de hacer un auto examen sobre los espacios y puertas que abrimos al mundo de las tinieblas.

2. Toda persona que se encuentra bajo ataduras del mundo de las tinieblas, debe reconocer la necesidad de ser libres por el poder de Cristo Jesús en sus vidas (Juan 8:31, 32)

2.1. Identificar puertas abiertas

2.2. Cerrarlas las puertas en el poder de Jesucristo

2. Como ministros y líderes cristianos, debemos llevar a quien se encuentra bajo dominio del mundo de las tinieblas, a una cuidadosa evaluación para identificar qué puertas pudo haber abierto al ocultismo.

2.1. Con sumo cuidado y sin prisa, se deben examinar todos los episodios de la vida de la persona que procura liberación para que no queden cabos sueltos.

2.2. El diálogo permitirá auscultar eficazmente con qué hábitos o prácticas pudo tener vinculación.
“En la pelea contra el enemigo, habrá ocasiones en las que la lucha será cuerpo a cuerpo. No habrá lugar para una posición pasiva. Declare su autoridad por la sangre del Cordero, la Palabra viviente y el precioso Nombre de Jesús” (Frank Hammond. “Estrategias bíblicas para la destrucción del reino de Satanás. Editorial Desafío. Colombia. 2007. Pgs 15, 16)
3. La renuncia a toda práctica o hábito que abre las puertas al mundo de las tinieblas, es esencial para alcanzar la libertad

3.1. Cuando se tiene certeza específica de la manera voluntaria o involuntariamente como se abrieron puertas al mundo de las tinieblas, se deben cerrar puertas de manera consciente y voluntaria.

3.2. Lo más probable es que Satanás lleve a la persona que quiere romper las ataduras, a pensar que es imposible.

3.3. Es esencial que quien voluntariamente desea ser libre, conserve en todo momento el control de su mente.

4. No se puede dar crédito a las mentiras de Satanás, aquellas que busca sembrar en la mente de las personas (1 Juan 4:4)

4.1. Si la persona vuelve su mirada a Cristo, Satanás no puede hacerle ningún mal (Isaías 54:17)

4.2. Dios es quien pelea nuestras batallas y por tal motivo, quien nos protege.

a. Cuando alguien renuncia al mundo de las tinieblas lo más probable es que vengan ataques.

b. El enemigo, que está vencido y lo sabe muy bien, procura seguir manteniendo el engaño.

4.3. Cuando se abren puertas al enemigo, él toma ventaja y genera influencia demoníaca en la persona.

4.4. Hay cuatro niveles sobresalientes en este tipo de injerencia de maldad:

a. Opresión

b. Tormento

c. Posesión (gobierno total)

d. Enajenación (locura)
“La sangre de Jesús no es una sustancia muerta. No se secó cuando cayó a tierra en el Calvario. Como Él vive, también vive Su sangre, activada por el Espíritu Santo. Más y más en mi ministerio, al orar por la gente, me he apropiado de la preciosa sangre de Jesús, sea para sanidad o para liberación” (Frank Hammond. “Estrategias bíblicas para la destrucción del reino de Satanás. Editorial Desafío. Colombia. 2007. Pgs 104)
4.5. Una posesión o influencia demoníaca se identifica con manifestaciones como:

a. Sacar y agitar la lengua como una serpiente

b. Dejar los ojos en blanco

c. Ojos cerrados, dificultad para abrirlos

d. Sonidos a través de la nariz, como silbidos

e. Sensación de adormecimiento u hormigueo en el cuero

f. Dolores inexplicables

g. Convulsiones

h. Pérdida del sentido y signos vitales débiles

i. Color acerado en la piel

j. Olores desagradables

k. gritos con voz potente (Mateo 8:29; Marcos 1:23; Lucas 4:41; Hechos 8:7)

5. Reviste importancia que toda persona de unos pasos claves para ser libre de toda atadura al mundo de las tinieblas:

5.1. Reconocer que se está en condición de pecado y que esa inclinación permanece (Cf. Salmos 51:5)

5.2. Arrepentimiento sincero (Cf. Lucas 13.3; Hechos 2:38; 5.31; 11:18; 17:30)

5.3. Confesar el pecado delante de Dios (Salmos 32:5)

5.4. Conversión sincera a Dios (Hechos 3:19)

5.5. Arrepentimiento y perdón deben ir de la mano (Cf. Mateo 18:3)
“No creo que debiéramos considerar la Guerra Espiritual como un fin en sí mismo. En un sentido válido, Jesús vino para destruir las obras del diablo (1 Juan 3:8), pero eso fue sólo para buscar y salvar lo que se había perdido (Cf. Lucas 19:10)… Mi interés en la Guerra Espiritual es directamente proporcional a su eficacia para mejorar la evangelización.” (Peter C. Wagner. Oración de Guerra. Editorial Betania. EE.UU. 1993. Pg. 22, 23)
6. Es esencial que diferenciemos un cuadro clínico de una posesión o influencia demoníaca

Se debe diagnosticar apropiadamente una posesión demoníaca (Cf. 2 Corintios 11:14, 15)

6.1. No podemos desconocer la habilidad del mundo de las tinieblas para camuflarse

6.2. El mundo de las tinieblas encumbre hábilmente su presencia, posesión y hostigamiento entre las personas (Cf. 2 Corintios 11:14)

a. Recuerde que si bien está derrotado, Satanás sigue obrando en el mundo

b. Satanás sabe cómo esconderse muy bien. Eso explica por qué algunas posesiones u opresión demoníacas son interpretadas como enfermedades mentales

6.3. Con frecuencia y acudiendo a nuestra experiencia humana, cometemos errores. Por esa razón reviste importancia que dependamos de Dios quien nos da discernimiento (1 Corintios 12:10)

6.3.1. Lo espiritual se discierne desde la dimensión espiritual

6.3.2. Satanás y sus huestes son hábiles para desviar la dirección de las ministraciones para liberación (2 Corintios 4:4)

a. Debemos mantenernos atentos a la voz del Espíritu Santo, que nos guía en todo el proceso de diagnóstico

b. Recuerde que la mayor estrategia de Satanás es el engaño

7. Antes de ministrar liberación, debemos elaborar un cuadro de diagnóstico

7.1. El diagnóstico comienza con una entrevista a la persona

7.2. Es esencial hacer cuantas preguntas se consideren oportunas y necesarias.

7.3. Si se requiere preguntar de nuevo, hay que hacerlo.

7.4. Todo debe quedar detallado en el informe de diagnóstico que vamos elaborando.

a. No se descartan las cintas magnetofónicas

b. En caso de grabaciones, deben quedar debidamente codificadas por efectos de confidencialidad

8. Reviste importancia tener en cuenta dos variables: la historia personal y la historia familiar

8.1. Historia personal

a. Su pasado, desde la infancia

b. Experiencias traumáticas

c. Determinar si hubo abusos que han persistido en el tiempo

d. Convicciones de fe

e. Contactos con el ocultismo

f. Eventuales puertas abiertas al ocultismo

8.2. Historia familiar

a. Identificar de qué familia proviene

b. Determinar si la persona tuvo nexos con el ocultismo

c. Es recomendable elaboran un cuadro de evaluación
“Dios le ofrece a usted, como cristiano, una autoridad espiritual que debe poner en acción. Desde la creación, Dios le otorgó al hombre toda la autoridad sobre la tierra, y lo puso como corona de la creación… ese dominio se perdió cuando el hombre cayó en pecado. Satanás le arrebató la autoridad y se hizo señor de la tierra. El hombre perdió la escritura de autoridad. Satanás se la arrebató… puedo garantizarles que tenemos la autoridad que proviene de Dios, y que a través de la fe en Él podemos quitarle cualquier cosa al diablo.” (Carlos Annacondia. Oíme bien, Satanás. Editorial Betania. Estados Unidos. 1998. Pg. 58)
VII. Si bien es cierto el Espíritu Santo nos guía en el proceso de liberación, es aconsejable seguir un orden

1. En el proceso de ministración se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

1.1. Sujeción al líder o líderes que estén al frente ministrando liberación.

1.2. Ser sensibles y obedientes a la voz del Espíritu Santo

1.3. Unidad en el equipo. No criticar a quien dirija la ministración, para evitar que el Adversario tome ventaja

1.4. Satanás y sus huestes son nuestros enemigos (Cf. Juan 10:10). No podemos creer sus mentiras

1.5. Nos movemos en la autoridad de Jesucristo (Cf. 1 Juan 3.8)

1.6. Satanás está vencido, no debemos albergar dudas o temor (Cf. Juan 16:11)

1.7. Es necesario que ejerzamos nuestra autoridad (Cf. Lucas 10:19)

2. No debemos olvidar que Satanás es muy hábil para engañar.

2.1. Utiliza toda suerte de artimañas para confundir

2.2. Puede darse el caso que trate hacerle creer que la persona no se encuentra bajo posesión demoníaca sino con problemas mentales

VIII. Siete fundamentos para ministrar liberación eficazmente

1. Quien forma parte del ministerio de liberación debe desarrollar fidelidad hacia Dios y dedicar tiempo a la intercesión y ministración.

1.1. Testimonio de vida (Marcos 7:24)

1.2. Disposición y fortaleza (Marcos 6:13)

1.3. Perseverancia (Lucas 18:1)

1.4. Vestir la armadura de Dios (Efesios 6:13)

1.5. Ser un buen soldado de Jesucristo y no enredarse en las cosas del mundo (2 Timoteo 2:4)

1.6. No dejar de perseverar en la búsqueda de Dios

1.7. Entender que la lucha que libramos contra las tinieblas es permanente

2. La victoria sobre el mundo de las tinieblas no es sólo de una persona sino de quienes, estando en el equipo, ejercen autoridad en Cristo Jesús

2.1. Quienes componen el equipo o ministerio de liberación deben ser hombres y mujeres de mucha oración (Cf. 2 Corintios 10:3-5)

2.2. Las batallas contra el mundo espiritual, las libramos desde la dimensión espiritual

2.3. Cuando peleamos en la fuerza y el poder de Jesucristo, tenemos asegurada la victoria

3. Como cristianos debemos ser conscientes que tenemos el poder de atar y desatar (Cf. Mateo 18:15-20)

Los cristianos impactamos el mundo espiritual desde el mundo físico. A este aspecto de trascendencia se refiere el poder que utilizamos los cristianos de atar y desatar, teniendo como fundamento las armas más poderosas: el ayuno y la oración, que nos permiten derribar fortalezas.

Atar y desatar tiene como fundamento dos raíces griegas deo y luo. Vamos al primer término: atar. Se deriva del vocablo deo que literalmente vertemos al español como ligar, envolver, poner una atadura. El segundo es desatar , que viene del griego luo. Denota desligar, desatar, libertar, deshacer, soltar.

3.1. Una razón para que el ministro de liberación no logre eficacia, es su falta de perdón

3.2. Es esencial que, para ejercer el ministerio de liberación, le hayamos permitido a Dios que obre sanidad en nuestro mundo interior

3.3. Atar y desatar tiene, en esencia, una connotación espiritual

3.4. El Señor Jesucristo nos delegó la autoridad para poner en derrota el mundo de las tinieblas (Cf. Lucas 10:3)

4. Cuando ministramos en el poder de Jesucristo contra el mundo de las tinieblas, Satanás y sus huestes nos resisten (Cf. Lucas 10:17-20)

4.1. Las batallas pueden arreciar, pero debemos perseverar

4.2. No podemos olvidar que en Cristo somos más que vencedores

IX. No basta con el hecho de que la persona reciba liberación, es necesario mantener la liberación

1. Una persona libertada del dominio debe abrir las puertas de su corazón al obrar del Espíritu Santo (Cf. Lucas 11:24-26).

1.1. Cuando no llenamos nuestra vida de Dios, el Adversario espiritual toma fuerza

1.2. Nuestro enemigo espiritual querrá volver a tomar dominio del territorio del que fue expulsado

1.3. La situación de quien vuelve a ser poseído u oprimido por demonios, llega a ser peor que al comienzo

a. Satanás es muy hábil

b. Satanás aprovecha, inicialmente, los pensamientos

c. Satanás se vale de tentaciones

2. Nuestro adversario espiritual no desaprovechará oportunidad para generarnos nuevas complicaciones

2.1. Es necesario estar preparados para el contra-ataque

2.2. Vencer sólo es posible cuando Jesucristo el Señor de nuestra vida

2.3. Es necesario dar la batalla en las fuerzas de Dios (Cf. Efesios 6:10-17)

a. Sólo con la armadura podremos apagar los dardos del maligno.

b. No podemos desconocer que el adversario espiritual seguirá atacando

3. Con Satanás y sus huestes no contendemos sino que le resistimos

3.1. Una actitud ofensiva y no defensiva

3.2. Si lo resistimos, la Biblia dice que Satanás huirá de nosotros (Cf. Santiago 4:7)

a. Someterse a Dios

b. Resistir al diablo

c. El diablo, si le resistimos, huirá de nosotros.

4. Una vez libres debemos permanecer unidos de a mano con el Salvador.

4.1. No podemos desprendernos de Cristo

4.2. Si vienen tentaciones, vencemos mediante la fuerza de la oración

4.3. Cristo nos da la capacidad para vencer

5. No podemos creer las mentiras del diablo de que no podemos vencer

5.1. Si tuvo relación con el ocultismo, Satanás no querrá soltar la vida de la persona

5.2. Si desarrolla intimidad con Dios, podrá conservar la libertad que trae Jesús a la vida de los cautivos

5.3. Una estrategia para permanecer firmes es movernos en la Palabra de Dios (Cf. Salmos 1:1-3)

a. A través de las tentaciones Satanás procura que volvamos atrás

b. La sociedad que nos rodea, sin principios ni valores, nos tentará a volver atrás

X. Es esencial asumir un papel protagónico como intercesores y guerreros espirituales, pero librar la batalla de manera organizada

1. La batalla contra el mundo de las tinieblas debe ser sistemática y sostenida en el tiempo hasta alcanzar la victoria.

1.1. Aun cuando haya quien lo desestime, es esencial que estemos preparados. La guerra contra el mundo de las tinieblas no se libra bajo criterios de improvisación o emocionalismo.

1.2. La ineficacia en la guerra espiritual se origina en el ministro de liberación. Esencialmente por su falta de compromiso y fidelidad a Jesucristo.

2. Reviste importancia en las iglesias hayan conformado no solamente equipos de intercesión sino también de liberación

2.1. El número de quienes integren dicho ministerio puede variar dependiendo de la membrecía de la congregación.

2.2. En la mayoría de los casos los ministerios de liberación tienen como fundamento, al menos cinco líderes comprometidos

a. En el momento de ministrar liberación, mínimo deben participar dos personas

b. Las instrucciones debe impartirlas una sola persona para no generar confusión

c. Una mujer no deben ministrarla hombres únicamente y viceversa.

d. Es necesario que en el equipo haya hombres y mujeres.

3. En el poder del Espíritu Santo echamos fuera demonios (Cf. Hechos 16:16-19)

3.1. Dios nos provee dones para dar la batalla espiritual (Cf. Romanos 12:4, 5)

3.2. Es imperativo que identifiquemos los dones de los que Dios nos proveyó (Cf. 1 Corintios 12:29-31; 12:7)

4. No podemos olvidar jamás que fuimos concebidos por Dios para vencer sobre el mundo de las tinieblas

4.1. Los cristianos perseveramos hasta vencer (Cf. Filipenses 4:13)

4.2. Los cristianos perseveramos con una meta fija: Cristo (Cf. Filipenses 3:12-15)

4.3. Los demonios no pueden resistir el poder de Cristo obrando en un creyente fiel (Cf. Lucas 8:28-33)

Conclusión:

Algo que debe caracterizar al cristiano, es su dependencia estrecha de Dios en oración. Sólo de esta manera podemos confrontar eficazmente el mundo de las tinieblas. No podemos desconocer que nuestro enemigo, Satanás, junto con sus huestes, saben con quién se están enfrentando (Cf. Hechos 19: 13-16)

La victoria está asegurada por la obra de nuestro amado Señor Jesucristo; y para dar pasos de vencedores siempre, en la Guerra Espiritual, es esencial que seamos hombres y mujeres de oración, porque no confrontamos el mundo espiritual con armas convencionales sino de orden espiritual (Cf. 2 Corintios 10:4, 5)

La confrontación del mundo espiritual de maldad obliga que desarrollemos: perseverancia, decisión, ejercer la autoridad de Cristo en y a través de nuestras vidas. Estar metidos con Dios es un aspecto fundamental en el proceso de liberación (Hebreos 10:19-22) No podemos desligarnos jamás de la dimensión espiritual en la que entramos en intimidad con Dios (Cf. Salmos 18:1-3).

¡Recuérdelo siempre: Usted y yo somos vencedores en Cristo en la lucha contra el mundo de las tinieblas…!


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio